Tuesday, July 06, 2004

Ella

Ella...siempre ella. Hace un par de segundos que se retiro de aquí y ya estoy sumergido en esta maldita sensación de no saber que hacer. Impetuosa. Llega sin aviso, me mira, me corta y se va. Y yo, en la mitad de la oficina mirando este puto monitor que lo único que me dice es que la distracción me ha costado caro y ahora debo volar a resolver los problemas.